viernes, 13 de julio de 2012

Tarta de tres chocolates

De vez en cuando, muy de vez en cuando, nos topamos con personas especiales. Se cruzan en tu camino para desempeñar un fin concreto que muchas veces está rodeado de un cierto misticismo. Son como ocasionales ángeles de la guarda que, en momentos bajos, aparecen para levantarte y recordarte lo maravilloso que eres.

A mí me pasó ayer. 
No tengo palabras para describirlo y dudo que otros puedan entender lo que pasó y sentí, así que no creo que merezca la pena hacerlo. 

Como prometí ayer, hoy dedico esta entrada tan rara a Angel y a Azu (con tanto ángel de la guarda y tanta A, bien podrían llamarse los Ángeles de Charlie!).

No hay entrada de receta que haya hecho yo misma, así que he decidido repetir la tarta de tres chocolates que se me desparramó la semana pasada. ¡Esta vez ha sido todo un éxito! Creo que la clave fue tenerla toda la noche en el frigo. Si la anterior vez hubiera hecho eso, seguro que no habría quedado tan mal.

De momento, como ésta se iba a echar a perder antes de volver a veros, sirvió para dar la bienvenida a Marcello y Francesca esta tarde. La cara de Marce era todo un primor. Se llevaron una cucharada a la boca, se miraron y sólo hubo una palabra entre ellos: ¡minchia! Jajajaja! Significa ¡madre mía! en español... bueno, vale, significa "coño", pero quería hacerme la bien-educada. Ángeles de Charlie, prometo que os haré una tarta muy pronto.

Chicos, ¡¡lo bueno se hace esperar!!


TARTA DE TRES CHOCOLATES

Bueno, hay que decir que por Internet se puede encontrar la receta para un tartón, es decir, para aquellos que tengan un molde desmontable de gran diámetro. Yo tengo un juego de tres, de más grande a más pequeño y esta vez quise hacer la tarta pequeñita, justo un caprichillo para que nadie se me queje de que hago engordar allá donde voy.

El molde es como para una tartita para dos enamorados. Sí, suena un poco cursi, pero es que viendo la tartita, es lo que te sugiere!

Yo os pondré la receta en dos versiones: la primera es la oficial, o sea, el tartón; la segunda es mi adaptación para la tartita cursi. ¡Vamos allá!

 

Opción 1: Tartón

Ingredientes:
100 gr. de mantequilla
1 paquete de galletas Digestive
Ralladura de naranja
150 gr. de chocolate negro
150 gr. de chocolate con leche
150 gr. de chocolate blanco
3 sobres de cuajada
1 litro de nata para cocinar
500 ml de leche
100 gr. de azúcar

Preparación:
Lo primero que hay que hacer es triturar las galletas y mezclarlas bien con la mantequilla y la ralladura de naranja (esto último le va a dar un toque muy especial) para después, ponerlas de base en un molde desmontable. Lo aplastamos bien para que quede la galleta con la mantequilla bien prensadita. Lo metemos en el frigo para que quede la base consistente.

Mientras tanto, repartimos la nata en tres vasos altos o en tres cuencos. 
Dividimos la leche en tres partes, como la nata. De cada una de las partes, reservamos como un chupito, donde vamos a diluir los sobres de cuajada. Es decir, que vamos a tener tres chupitos de leche con un sobre de cuajada diluida cada uno, tres vasos de leche y tres vasos de nata. 

En cuanto al azúcar, también lo vamos a dividir: un cuenquito con 50 gramos, otro con 25 y otro con 25.
Ahora vamos a empezar con los chocolates. Podemos poner las capas como queramos (blanco-marroncito-negro o negro-marroncito-blanco). Eso es según el gusto de cada uno. A mí me gusta empezar por el chocolate negro.



 

Entonces, en un cazo a fuego medio, echamos un vaso de leche y un vaso de nata y calentamos junto con el chocolate negro hasta que éste se deshaga, revolviendo continuamente para que no se pegue. Cuando veamos que va a romper a hervir, añadimos el cuenco de 50 gramos de azúcar, revolvemos bien y añadimos un chupito de leche con cuajada bien diluida. Mezclamos todo bien y dejamos que cueza sin dejar que hierva para que no cuaje la cuajada. En cuanto veamos que va a volver a hervir, antes de ello, lo apartamos del fuego y lo echamos en el molde, sobre la base de galletas. Volvemos a meterlo en la nevera. Esperamos por lo menos 20 min. o más, dependiendo del grosor de la capa de chocolate. Cuanto más grosor, más tiempo va a necesitar.
 
Volvemos a repetir la misma operación con los otros dos chocolates (solo cambia la cantidad de azúcar para estos chocolates) pero cada vez que pongamos una capa sobre la que ya está cuajadita, rallamos la parte cuajada un poco para hacer que se fijen las capas. Con un poco bastará, si no hemos esperado demasiado tiempo entre capa y capa. 

Pues ya con las tres capas de chocolate enfriando, lo dejamos toda la noche y al día siguiente tendremos todo un manjar para rechupetearse los dedillos!!

Opción 2: Tartita cursi

Ingredientes:
6 galletas tipo Digestive
30 gr. mantequilla reblandecida
3 medios vasitos de leche (de los normales tipo Nocilla)
3 medios vasitos de nata 
3 chupitillos de leche
1 sobre de cuajada repartido entre los tres chupitillos
1 poquito de ralladura de naranja
4 cucharadas de azúcar (repartidas: 2-1-1)
3/4 de tableta de choco negro
3/4 de tableta de choco con leche
3/4 de tableta de choco blanco

Preparación:
Igual que en la opción 1, pero en cantidades más pequeñitas. 



Luego llega la parte decoración, a gusto del consumidor. A mí me hubiera gustado forrar la pared de la tarta con mini tabletitas chocolate y galleta (las tabletitas tipo Kit-Kat pero del Mercadona) pero la tarta me quedó más baja, así que opté por un simple corazoncito de chocolate. 


3 comentarios:

  1. Patriiiiiiiii!!!!
    Quiero un cacho!!!! =P

    ResponderEliminar
  2. mmmmm. menuda tartita!!! Gracias, fue un encuentro muy especial.
    Angelillo

    ResponderEliminar